Ejecutivo

Subsecretario Rivera Elgue dijo que presencia de la mujer en misiones de paz es un elemento fundamental

Al participar en la Conferencia Internacional “la paz necesita a las mujeres”, que se realizó en el marco del Proyecto Elsie- Fuerzas Armadas de Uruguay, el subsecretario de Defensa, Rivera Elgue reafirmó la importancia de la participación de mujeres en las misiones de paz que en el caso de Uruguay llega al 6% de los contingentes, lo que consideró insuficiente. Dijo que la presencia de la mujer en las misiones es un “elemento fundamental para la eficiencia y el cumplimiento de nuestras tareas” y consideró que la implementación del Proyecto Elsie tendrá un impacto en la llegada de información a las mujeres integrantes de las Fuerzas Armadas.

El subsecretario de Defensa participó este martes en la apertura de la Conferencia Internacional “La paz necesita a las mujeres. Experiencias de mujeres en roles operaciones de las Fuerzas Armadas y misiones de paz”, que se desarrolló en el Instituto Militar de Estudios Superiores.
También estuvieron presentes directores del Ministerio de Defensa, oficiales de las fuerzas, Agencia Uruguaya de Cooperación Internacional integrantes de ONU Mujeres, el Fondo Elsie.
Se destacó también la presencia de la embajadora de Estados Unidos, Heide Fulton.

En su intervención, el subsecretario Elgue explicó que “el proyecto Elsie es parte de la acción del Ministerio de Defensa en la implementación del Plan de Acción Nacional. En el año 2020 cuando asumimos el gobierno, también asumimos la responsabilidad de redactar e implementar ese primer plan de acción que el Uruguay, pese a una larga participación en misiones de paz, carecía de ese instrumento metodológico. Es así que en el año 2022 fue aprobado por el Poder Ejecutivo y está en implementación», precisó.

Sostuvo que el proyecto Elsie “trasciende este gobierno, se inició en el 2019 con estudios realizados en base a encuestas y entrevistas, lo que determinó y nos pudo alimentar presentándonos las barreras que se identificaron para la participación de mujeres en misiones de paz. Esa primera etapa fue complementada con nuestra participación y aplicación a los fondos Elsie de Naciones Unidas para, en base a esas barreras identificadas, trabajar en distintas acciones”.

Agregó que “hoy podemos decir que hemos realizado algunas acciones en base a, particularmente, proporcionar información. En este año se realizaron 12 sesiones, la mayoría de ellos en la zona de la capital o en la periferia de la capital y dos en el interior, proporcionando información, criterios de despliegue y todos los otros requisitos necesarios para ocupar roles operacionales en misiones de paz. Esa era la principal barrera que había identificado nuestro estudio, la carencia de información en los integrantes de las Fuerzas Armadas, tanto de hombres como mujeres, en los criterios y las necesidades de despliegue. Particularmente las mujeres, no tenían claro cuáles eran los roles operacionales y si estaban capacitadas para cumplirlos. Esas tareas de los equipos móviles de información, evaluación y educación fueron los que nos permitieron tomar contacto y proporcionar esta primera capa de conocimiento en este proceso”

“Hoy además, estamos implementando un apoyo familiar, una beca de apoyo familiar que consiste en extender la educación o actividades extracurriculares para aquellas mujeres con hijos menores de 12 años, u hombres jefes de hogar monoparental con hijos menores de 12 años, contarán con esa beca de apoyo escolar, extracurricular o transporte”, puntualizó el subsecretario.

Consideró que “dado el tiempo en que fueron implementadas estas medidas y en el proceso de generación de fuerzas, entendemos que nuestro mayor impacto va a ser el año próximo. También tenemos claro que se ha ido reduciendo la participación de nuestras Fuerzas Armadas en las misiones. Hoy solo contamos con efectivos del Ejército Nacional y de la Fuerza Aérea y que prontamente la unidad de la Fuerza Aérea se va a replegar. Por lo tanto, solo nos va a quedar una participación del Ejército Nacional. Pero, en base a ello y pese a ello, vamos a seguir proporcionando la información para todas las fuerzas, porque el conocimiento y los requisitos son fundamentales para que estén y tomen decisiones informadas”.

Elgue sostuvo que “la participación de nuestros hombres y mujeres en misiones de paz, primero que nada, es voluntaria, por lo tanto, ningún integrante de las Fuerzas Armadas va a participar contra su voluntad. Nadie va a ir obligado a una misión. Ese es el corazón del problema, la necesidad de generar condiciones para que las mujeres puedan ir voluntarias o presentarse voluntarias para las misiones de paz”.

Recordó que “en el año 1994, se desplegaron las primeras mujeres uruguayas en una misión de paz, ocho años antes de la resolución 1325. O sea que nuestras Fuerzas Armadas iban adelante de las necesidades o de las proyecciones de Naciones Unidas y los integrantes de la comunidad internacional. Hoy tenemos un porcentaje de un 6% desplegado en nuestro contingente y evidentemente que no es suficiente. Los requisitos operacionales, las necesidades de las misiones que establecen los mandatos nos hacen necesaria la presencia de la mujer como elemento fundamental para la eficiencia y el cumplimiento de nuestras tareas, particularmente en la protección de civiles. Esa capacidad empática de comunicación y de llegada de la mujer hacia los más vulnerables complementa sensiblemente la necesidad y la capacidad de nuestras unidades operacionales”, aseguró.

Indicó que “por lo tanto, no es un tema de agenda ni es un tema de derechos, es un tema netamente de igualdad de la participación de las mujeres en nuestra misión. En el Ministerio de Defensa está claramente establecido que no existe la discriminación y está prohibida la discriminación de cualquier parte. Eso lo establecen nuestras leyes y así lo aplicamos”, precisó.

Fuente: MDN

× Escríbenos