Audiciones

“Nos preocupa este régimen fiscal que discrimina claramente al pequeño del gran empresario”

En su audición de este jueves por AM 770 Radio Oriental, el Senador Guido Manini Ríos comenzó refiriéndose al llamado a sala a la Ministra de Economía y Finanzas Azucena Arbeleche en el día de ayer y dijo:

“El tema de la interpelación era la firma que había hecho la Ministra de una exoneración tributaria a la empresa que dirige el director de la OPP, el Economista Isaac Alfie”. Y agregó: “Más allá de lo que hubiera sido mejor o hubiéramos hecho nosotros en esta situación, es claro que la Ministra actuó a Derecho y en definitiva no hubo ninguna transgresión que ameritara la maratónica jornada de ayer haciéndole perder el tempo a tanta gente”.

Continuó diciendo:

“Si bien esas exoneraciones son legales y se amparan en ellas empresas de diverso tipo, y se han amparado en el pasado todo tipo de empresas, dicen que son más de trescientas las que se han amparado en esta norma que exonera de impuestos, no es menos cierto que la mayoría de las empresas uruguayas no logran acceder a este beneficio. O porque no saben que existe o porque les resulta carísimo contratar a escritorios especializados en temas impositivos y entonces la mayoría de los pequeños y medianos empresarios uruguayos, no tienen ni idea de la existencia de este tipo de exoneraciones. Este régimen fue alentado frente a los gobiernos del FA quienes en cierta forma diseñaron un régimen de exenciones tributarias que ha beneficiado particularmente a aquellos que realmente pueden recurrir a esos escritorios y principalmente los grandes beneficiados han sido las grandes empresas multinacionales que han actuado en nuestro país. Es decir las mismas empresas a las que los gobiernos frenteamplistas les han puesto alfombra roja durante todo su gobierno, y le dieron en todo momento todo tipo de concesiones”. Y reflexionó:

“Todos nos preguntamos…esas exoneraciones ¿Quién las paga? Indudablemente que las paga el resto, los no beneficiados, los menos privilegiados, los ciudadanos de a pie. Aquellos que tienen que comprar los productos básicos, de higiene por ejemplo, pagándolo cuatro veces el precio de su valor de importación por los márgenes que van quedando en el camino y a los que nadie les pone coto, los comercios pequeños, los talleres, los transportistas. En fin, todos los que no pueden pagar a los consultores que están vinculados con los círculos del poder y quienes los pueden llevar a esa exoneración tributaria que fue el tema central ayer”.

“Nosotros estamos muy preocupados por este régimen fiscal que discrimina claramente al pequeño del gran empresario, es decir que genera una asimetría que es realmente inentendible. En el pasado nosotros presentamos por escrito propuestas donde hablábamos de este gasto tributario que significa las exoneraciones fiscales que tienen determinados sectores en forma totalmente inexplicable muchas veces al día de hoy”. Y enfatizó:

“Quiero hacer especial énfasis en la ética en la política que fue el tema central de la interpelación de ayer. A veces resulta bastante paradójico que quienes durante quince años la palabra ética no la aplicaron nunca, no hubo ningún tipo de impedimento para que hicieran cualquier tipo de excesos y de abusos, para que una y otra vez se cometieran despilfarros y mal uso de los dineros públicos, de que se hicieran gastos con criterios realmente inexplicables hasta el día de hoy como el que ha surgido en los últimos días a raíz de la auditoria hecha en la regasificadora que nunca existió más que en el costo que le significó a los uruguayos de más de doscientos millones de dólares tirados de forma inexplicable. Y ahora viene un Diputado que sabe todo lo que ellos hicieron en esos quince años, acusando de falta de ética a las autoridades de este gobierno que aplicaron la ley estrictamente y nada más. Creemos que una vez más el cinismo y la hipocresía en la política se hacen presentes y nosotros estamos convencidos una vez más, que los ciudadanos uruguayos tienen capacidad de crítica y de raciocinio propio a pesar de la aplanadora mediática que les ha ido introduciendo, inculcando determinados conceptos. Siempre surge ese espíritu crítico y siempre Juan Pueblo se da cuenta cuando le están mintiendo. Y acá claramente quedó expuesta esa mentira cínica que busca acusar a los demás de lo que es uno”.

Para terminar se refirió a las anotaciones al Programa de Oportunidad Laboral y dijo:

“Tiene un cupo de quince mil puestos y ha superado los doscientos mil anotados lo cual muestra la inmensa necesidad que hay de encontrar las formas de darle trabajo a todos los uruguayos. Nosotros dijimos que si fuera necesario  aumentar ese cupo, llevarlo al doble o al triple, creemos que en f definitiva más que un gasto, es una inversión que se hace para apaliar la situación de tantos uruguayos y evitar tener que darles otro tipo de planes que en plata no es tanto más que lo que significa esta remuneración pero sí cambia en la calidad y la dignidad de que aquel que realmente necesita pueda ganarse su sustento con el esfuerzo propio”.

X