Audiciones

“Se viola la laicidad induciendo a los niños a desarrollar conductas que afectarán su relacionamiento en la vida”

En su audición de este martes por AM 770 Radio Oriental, el Senador Guido Manini Ríos se refirió a la violación de la laicidad en centros de enseñanza, respecto a la sexualidad de los niños. Y dijo:

“Recibimos testimonios de padres de familiares que se sienten realmente muy enojados, consternados, impotentes, ante la acción de ciertos docentes, maestros, incluso directores  de escuelas o de centros de enseñanza tanto públicas como privadas, que pretenden inculcar a sus hijos, niños de 5, 6, 7 años, a veces menos incluso, determinados hábitos induciéndolos a  adoptar conductas propias del sexo opuesto. A pesar que entienden poco, los inducen a pensar que la sexualidad es una construcción social, y estar en entera libertad de elegir el sexo que quieran sin atarse al que indica su biología. Hay casos denunciados en que se les pide a los niños qué asuman actitudes o gestos, que se vistan con ropas del otro sexo”. Y continuó: “Estos docentes militantes de la ideología de género van generando en los niños una confusión de identidad, que cuando no hay una fuerte presencia familiar que las neutralice y lamentablemente esto ocurre muy a menudo, termina afectando la psiquis de los niños y provocan trastornos que muchas veces terminan transformando o destruyendo a la persona como tal”. Y agregó: 

“No estamos hablando de las opciones sexuales que aceptamos y respetamos como parte de la libertad inherente al ser humano, tampoco estamos hablando de la educación en la no discriminación a los diversos colectivos que componen nuestra sociedad. Acá lo que hay es una clara violación a la laicidad mediante la inducción a los niños a desarrollar conductas que con el tiempo afectarán su relacionamiento en la vida. Hay una presión para que el niño asuma una opción sexual diferente, para que busque la atracción en su mismo sexo. es decir se lo induce. Y se lo hace en una etapa de la vida en que el niño no puede discernir lo que realmente quiere y prefiere. Lo que peor es que se hace a espaldas de su familia que generalmente es ajena a  lo que ocurre puertas adentro de una institución de enseñanza. De esta forma se viola lo que establece la Constitución de la República en cuanto a la responsabilidad familiar en la educación de sus hijos”. Y expresó:

“Esto se hace en aras de la aplicación de una ideología que forma parte de una agenda cultural y política, un conjunto de ideas que se utiliza con la finalidad de la movilización política que se vale de las minorías más frágiles, como pueden ser los niños para avanzar en la deconstrucción, diría más bien de la destrucción de la cultura en la que vivimos. Y tirar abajo así los cimientos sobre los cuales se ha construido nuestra civilización. Por otra parte la ideología de género nos plantea una concepción de la realidad completamente reñida con la evidencia de la ciencia médica y biológica. Sin lugar a dudas una posición teórica que no se basa en la ciencia”. Para finalizar enfatizó:

“Estamos convencidos de que su aplicación es tremendamente perjudicial para nuestra sociedad, genera estigmas, atribuye culpas, alienta enfrentamientos dentro de la familia y entre los sexos, contribuye así a una mayor fragmentación social y aliena al individuo, por quienes influidos de un neomalthusianismo radical, decidieron quiénes tienen derecho a vivir en este planeta, quiénes pueden nacer y quiénes están sobrando y es mejor que adelanten su partida. Aplicar estás políticas que llevan a la reducción de la población en nuestro país, donde el demográfico es uno de sus mayores problemas que condicionan nuestro futuro, es a nuestro entender sencillamente suicida”

Manini se refirió también a la visita del fin de semana pasado a los asentamientos de los barrios Maracaná y Tobogán Dos, de la ciudad de Montevideo, acompañado de la Ministra de vivienda y Ordenamiento Territorial que tienen serios problemas y precisan urgente solución por parte de quienes tienen responsabilidades en el tema.

× Escríbenos